PROFUNDIDAD POLÍTICA

Blog de análisis político

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Mi correo

leave a comment »

Para aquella gente que me lo ha pedido:

 

carlus2001@gmail.com

Written by Carlos Gómez Ribas

19 febrero 2009 at 7:32 pm

Publicado en Uncategorized

Los presupuestos.

with one comment

 

En estos días inquietos en plenas negociaciones por la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, los rumores de quien apoyará al Gobierno para sacarlos adelante están a la orden del día. Quizás el PNV vote a favor, quizás Unión del Pueblo Navarro (UPN) se atreva a votar en contra de su partido hermano -el PP- y apoyar los presupuestos, quizás los gallegos del BNG… el baile no ha hecho más que empezar, pero repasemos un poco la importancia de esta ley.

 

Para examinar correctamente la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado es conveniente separar el análisis en dos vertientes: la jurídica y la política.

Por lo que a la vertiente jurídica se refiere, el ordenamiento jurídico español obliga a que la distribución de los gastos y los ingresos esté contemplada mediante una ley. Esta ley es de carácter ordinaria (es decir, que no es una ley orgánica) pero con algunas peculiaridades. Para que sea aprobada, debe hacerse por mayoría simple, es decir, mas votos a favor que votos en contra. Una de las peculiaridades de esta ley es que a diferencia de las demás leyes, solamente la puede presentar ante el Parlamento el Gobierno. La otra peculiaridad deriva de esta última. Ante cualquier ley, los parlamentarios pueden presentar enmiendas, es decir, propuestas para cambiarlas, y las hay de dos tipos: parciales (que cambian un artículo, un párrafo, una palabra…) o totales, en las que presentan un texto alternativo completo. Al no poder presentar un proyecto de ley de presupuestos nadie más que el Gobierno, si se aprueba una enmienda a la totalidad (llamadas enmiendas de devolución) el Gobierno debe volver a elaborar un proyecto de ley nuevo. Al tratarse de una ley sumamente compleja, el Ministerio de Hacienda necesita unos 8 meses para prepararla. Finalmente, si el proyecto de ley no se aprueba, los presupuestos del año anterior se prorrogan. Esto impide llevar a cabo ningún tipo de inversión nueva, con los consiguientes problemas que ello conlleva.

 

Desde el punto de vista político la ley de Presupuestos es una ley clave. No impulsa ninguna política ni autoriza la construcción de ninguna infraestructura, pero sí que autoriza pagar las actividades del Gobierno. Así, por muchas políticas que el Gobierno quiera llevar a cabo, no las podrá ni contemplar sino tiene el presupuesto para implementarlas. Es por ello que cuando el Gobierno no consigue aprobar su ley de Presupuestos, se queda totalmente parado. Es lógico pues que para la oposición sea esta una batalla importante, ya que si consigue que el Gobierno la pierda se convierte en un Gobierno incapaz de hacer nada y sumamente frágil. Si la oposición consigue lo que vulgarmente se llama “tumbar los presupuestos”, es decir, que no se apruebe el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado, es fácil vender este hecho como incapacidad de gobernar por parte del Gobierno. Al no poder presentar una propuesta alternativa, resulta relativamente fácil para la oposición su postura en el debate de la ley: tiene que votar en contra y conseguir que otros hagan lo mismo. Si lo consiguen conseguirá dar la sensación de que el Gobierno no ha hecho los deberes. Por su parte, lo que el Gobierno en minoría busca, es que otros grupos parlamentarios a parte del suyo, voten a favor de la ley. Sin embargo, como simplemente es necesaria una mayoría simple, en múltiples casos una abstención es similar a un voto a favor. Así pues, gracias a eso, en las negociaciones con los grupos minoritarios el Gobierno tiene más margen de maniobra.

En eso está ahora el Gobierno.

Written by Carlos Gómez Ribas

22 septiembre 2008 at 1:07 pm

Publicado en Uncategorized

¿Todos neokeynesianos?

with one comment

Hace unos días un ilustre profesor de economía me vio leyendo mi habitual carga de periódicos y me dijo que en una semana todos seríamos de nuevo neokeynesianos. Sin duda un comentario curioso.

 

A modo de gran simplificación, durante gran parte de la historia moderna de la economía, las propuestas reinantes en economía fueron las liberales. Estas propuestas consistían en dejar que el mercado se autorregulase sin intervenir. Posteriormente estas tesis se matizaron, y la intervención solamente debía darse para asegurar una correcta competencia entre los agentes económicos. Pero en el primer tercio del siglo XX apareció un señor llamado John Maynard Keynes con unas teorías totalmente contrarias a las del liberalismo clásico. Keynes apostaba firmemente por la intervención del Estado en la economía. Consideraba que dejar que el mercado se autorregulase provocaba graves desequilibrios que podían corregirse con inversión por parte del Estado a pesar de endeudarse. Keynes sostenía que en épocas de crisis el Estado debía aumentar la inversión para incrementar la demanda y aumentar así el crecimiento de la economía. Este aumento de la inversión no sería un problema ya que en épocas de crecimiento vería reducida la deuda contraída por unos mayores ingresos. Así pues, apostaba que en caso de quiebras de sectores estratégicos el Estado interviniera para mitigar los daños sociales.

 

La administración del Presidente Bush como las tesis sostenidas por la Comisión Europea (ésta con matices), se declaran firmes seguidores de las propuestas liberales, es decir, que cada uno se apañe como pueda. Sin embargo, en los momentos de graves desequilibrios del mercado como los actuales, no dudan en intervenir.

Así pues, ¿somos todos neokeynesianos aunque reneguemos de ello? Quizás las elecciones ayudan a ver las cosas de otro modo. ¿O es simplemente que los resultados electorales nos obligan a traicionar nuestros principios sin dejar de creer en ellos?

Perder los principios según como vengan dadas no es bueno, pero no corregir los errores tampoco… así que como conclusión solamente podemos parafrasear al hombre de a pie: nos vamos apañando.

Written by Carlos Gómez Ribas

17 septiembre 2008 at 12:25 pm

Publicado en Uncategorized

Post inagural.

with one comment

Bien, esta es la entrada que da inicio a la andadura personal que es escribir un blog, así que lo más indicado es, antes que nada, definir qué se va a poder encontrar en él. A pesar de que el 52% de las personas que escriben regularmente en los blogs, afirman que lo hacen para si mismas sin intención que nadie más lo lea, yo sí espero que alguien dentro de un tiempo se interese por lo que está escrito en él. Vean como llamo al blog “él” en un intento de personificarlo y de darle cierta independencia de la voluntad del que lo escribe. Esta es una característica de las personas que escriben en una bitácora (sobre eso no tengo estadísticas), creen poder escribir ciertas opiniones que no difundirían de ese modo en otro lugar. Bien, lo que está escrito aquí sí que es lo que Yo pienso, no tiene sentido, a mi entender, que un blog de contenido de análisis político se esconda el autor.

 

Los post que se encontrarán en este blog tendrán como objeto el análisis de ciertas partes de la actividad política, en especial la destilación de los hechos más relevantes que influyen en las actuaciones de los políticos. Es decir, se intentará esclarecer los motivos de las actuaciones llevadas a cabo por los políticos y por el resto de personas que influyen en la política.

 

Así, pues, y sin más dilación, bienvenidos a PROFUNDIDAD POLÍTICA  

Written by Carlos Gómez Ribas

13 septiembre 2008 at 6:32 pm

Publicado en Uncategorized