PROFUNDIDAD POLÍTICA

Blog de análisis político

De la lluvia fina a la lluvia dorada de Barack Obama.

leave a comment »

Bien, después de largos días sin escribir nada debido al magnifico y largo viaje a Washington que he hecho con otras quince personas, retomo el ritmo de pots anterior al periplo americano. Sin ánimo de extenderme demasiado, he de decir que el viaje ha sido de lo más grato y satisfactorio. En él hemos conocido a diversas personas muy interesantes y hemos podido vivir un evento histórico, y fe de ello lo podemos dar las personas que estuvimos allí: la gente en la calle era un claro síntoma. No solamente se eligió un presidente americano de raza negra, sino que gente que estaba al margen de la política pasó a formar parte de ella.

 

En Washington, el programa La Brújula de la cadena de radio española Onda Cero, nos pregunto, en una entrevista, nuestro parecer sobre la campaña electoral de los USA. Yo contesté que mientras que McCain había llevado a cabo una campaña estándar, Obama había conseguido que la idea del cambio estuviera presente en toda la campaña como si de lluvia fina se tratara. Es decir, que se hablase del tema del que se hablara, la idea del cambio estaba presente.

Dando una vuelta más a esta idea veamos el porque de esta analogía. Las campañas electorales se pueden plantear de dos maneras: apelando a hechos tangibles o a sentimientos intangibles. Cuando dos campañas se enfrentan usando el mismo tipo de campaña, ganará la que lo haga mejor, la que sepa presentar mejor los elementos. Cuando se enfrentan dos tipos de campañas diferentes, es difícil pronosticar un resultado, pero ganará la que sepa imponerse mejor en su campo (normalmente la emocional triunfará, ya que no es fácil defenderse de ataques sujetivos).

Sin embargo, la campaña de Obama no solamente consiguió ganar en las propuestas concretas (aunque muchos analistas europeos argumenten que no se conocía su programa electoral, Obama lo expuso de forma más detallada y extensa que McCain) sino que consiguió que sobre toda la campaña sobrevolara un concepto: el cambio. Se tocaran los temas que se tocaran, bien por parte de Obama, bien por parte de McCain, el cambio estaba presente. Gracias a la desastrosa gestión de la Administración Bush, el concepto de cambio era más que positivo y Obama se lo adueño. Consiguió de esa manera enlazar los dos tipos de campañas: la de los hechos y la emocional. Si se hablaba de economía (70% del tiempo de la campaña) el cambio era votar a Obama, si se hablaba de Irak (2º tema con el 11%) el cambio era votar Obama, si se hablaba de la Seguridad Social (3º tema con el 10%) el cambio también era Obama. McMain lo tenia difícil, y una vez que se conocen los resultados así se ha visto.

 

El impregnar toda la campaña con esa idea siempre presente del cambio ha permitido a Barack Obama convertir la lluvia fina de las emociones en la lluvia dorada del éxito (sin relación sexual alguna).

Anuncios

Written by Carlos Gómez Ribas

11 noviembre 2008 a 8:11 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: